3 jul. 2011

13. [Una nueva aventura]

13
Una nueva aventura.
Noa y yo decidimos pasar el día en la piscina, se estaba bien. Encendí la barbacoa y nos hicimos bocadillos de butifarra y comimos en las hamacas hasta que llego Raúl. 
-Buenas, ¿os interrumpo?-separe mis labios de los de Noa y me senté. 
-Sí, ¿qué coño quieres?  
-Sois como conejos… Pues, quiero que me pagues por lo de la cena de anoche. 
-Ay… A ver, ¿cuánto? 
-No quiero dinero. 
-¿Eh? ¿Entonces que quieres? Espera, no me pienso acostar contigo. 
-¡No seas idiota! Eso ya lo sé.  
-Jo, Víctor, ¿qué te cuesta? 
-Cállate pervertida. Pues, ¿qué quieres? 
-Que me acompañes a un bar en chueca esta noche. 
-Paso. 
-¡Vamos, Víctor! ¡Me lo debes! 
-Venga, yo os acompañare, será divertido-se levanto Noa. 
-¿Divertido? Noa, no me pienso liar con nadie para qué lo veas-me puse la mano en la cabeza.-Esta bien. 
-¡Genial! A las ocho os paso a buscar. Noa, ponte mona y haz que Víctor parezca un vivo, ¿quieres? 
-Por supuesto. 
-¡Ni que fuera un muerto viviente! 
-A veces lo pareces-rieron.
-Bueno, me voy a casa. Luego nos vemos. 
-Adiós. 
-¡Qué ilusión! ¡Vamos a un bar de yaoistas y yuristas! 
-Esto… 
-Gays y lesbianas. ¡Voy a ver que me pongo!-y subió corriendo. 
-Y yo pensando que ella era diferente. ¡Diferente es! ¡Diferentemente rara!-y me tire al agua.  
Me hizo vestirme con cosas que yo no me acordaba que tenia por lo menos no me toco el pelo… A las 8 en punto llamo Raúl, como tenia 18, el teórico se lo saco con 17 y el practico se lo acababa de sacar, fuimos en su coche. 
-Pronto es tu cumpleaños, Víctor. 
-Sí… -¿Qué día es?-pregunto Noa. 
-El 10. -¡Oh qué guay! ¿Y qué vamos a hacer? ¿Una fiesta? 
-Ya veremos… Quedan 6 días. 
-Que ilusión. ¿Qué quieres que te regale? Raúl, ¿compramos algo juntos? 
-Claro. 
-No quiero nada. 
-No seas idiota, algo querrás. 
-Nada. Dejarlo, no quiero celebrarlo. 
-Pero Víctor, ¡cumples 18! ¡La mayoría de edad! 
-Tú ya la tienes, y eso no te a echo más guapo ni menos idiota. 
-Víctor, quieras o no te voy a hacer una fiesta. Me la suda lo que pienses sobre esto. 
-A ti nada te la puede sudar porque no tienes. Dios, Raúl, ¿queda mucho? 
-No, ya estamos entrando en Madrid.
-Raúl, ¿sabias que yo y Víctor estamos saliendo en serio? 
-El burro delante para que no se espante. 
-Sí, me lo he imaginado cuando os he visto tan acaramelados-sonrío. 
-Soy feliz junto a él-me abrazo por detrás.
Cuando llegamos, entramos en un bar que parecía normal. Había de todo, parejas de heteros y homosexuales asíque no estaba muy incomodo. Noa se puso a hablar con una chica que conocía de sus rollos otaku y yo me quede vigilando a Raúl. Se puso solo al final de la barra y al cabo de un rato se le habían acercado varias tías, pero ningún chico. En cambio a mi ya me habían entrado 3. Al final acabo sentado a mi lado con el cubata que se habia pedido al principio de la noche en la mano. 
-Víctor, ¿podemos irnos? 
-No estaría mal. Voy a avisar a Noa, ahora vengo-primero fui al baño.  
A la vuelta, Raúl estaba hablando con un chico bastante mono, según Noa así que me senté en otra parte de la barra. Noa seguía hablando con su amiga, que se pensaba que tenia los ojos abajo o algo. Entonces, una chica se acercó a mi. 
-¿Me puedo sentar? 
-¿Quién te lo impide? 
-Supongo que nadie. ¿Qué empeño tienes en esas chicas? ¿Eres un mirón que esta esperando a que se enrollen? 
-No, una de ellas es mi novia, y la otra… 
-La otra la mía. 
-¿Ah, sí?-nadie lo diría. 
-Sí. Me llamo Andrea, aunque todo el mundo me llama Zelda. 
-¿Eres otaku como ellas? 
-Lo soy. ¿Tú? 
-No, me llamo Víctor. 
-Encantada, Víctor. 
-Igualmente, Zelda. 
-Oye, ¿por qué no vas a por tú novia? 
-Porque luego diría que estoy celoso, y estoy cansado de que me lo diga todo el rato.  
-Es normal que estés celoso, si las miradas violaran, ya la habría puesto contra la pared varias veces. 
-Anda-una imagen extraña llego a mi cabeza. 
-Bueno, Víctor, ¿y qué haces en un lugar como este?
Estuvimos hablando un buen rato, nos reímos, Andrea digo Zelda era muy maja. Era modelo y siempre tenia problemas porque su novia iba detrás de muchas y ella sufría. Conocía a Noa de convenciones, pero nunca habia hablado con ella. A quien si que conocía era a Renji, y bastante bien. 
-¿Y por qué lo dejasteis? 
-Estaba enamorado de una chica que se llama… No lo sé, ¿Helena? 
-Sí, puede ser-sonreí al enterarme.-¿Y por eso te hiciste lesbiana? 
-Oh, soy bisexual. 
-Anda-alguien me toco el hombro.-¿Eh? 
-¿Estas ocupado? 
-Hola Noa, esta es Zelda. 
-Hola Zelda-sonrío. 
-Buenas-le devolvió la sonrisa. 
-Esto… ¿Y tu amiga? 
-Esta en el baño. 
-Ah, Zelda es su novia. 
-Ya lo sabia-volvio a sonreír.-Oye, ¿Y Raúl? 
-Pues estaba hablando con un chico ahora… Se ha ido sin nosotros. 
-No pasa nada, os puedo llevar a casa. 
-¿Sabes donde vivo? Alcalá de Henares. 
-No importa. 
-¿Y te importaría llevarnos cuanto antes? Es que estoy bastante cansada y… 
-No, en cuanto Patricia salga del baño, nos vamos.
Fueron bastante amables en llevarnos a casa. Eran dos chicas bastante majas, y para nada diría que son pareja. 
-¡Gracias chicas! ¡Hasta luego! 
-¿Qué te lo has pasado bien?-abrí la puerta de casa.
-Sí, ha sido divertido. ¿De qué habéis hablado? 
-De cosas. ¿Qué pregunta es esa? 
-Una pregunta, sin más. ¿Sabes qué es bisexual? 
-Lo sé. ¿Qué ocurre? 
-Es qué… Te he visto tan feliz hablando con ella… 
-Tonta-puse mi mano en su cabeza.-Ella y yo hemos hablado sobre Renji, estuvo saliendo con él, y luego lo dejaron porque a él le gustaba barra gusta Helena. Me ha contado anécdotas y nos hemos reído, ya esta. A mi quien me hace feliz, eres tú. 
-Idiota-sonrojo y me abrazo. 
-Te quiero, tontona. Esto… ¿Qué tal le habrá ido a Raúl? 
-Pues bien, el chico con el que estaba era muy mono-¿lo veis? 
-Sí tu lo dices…  
-Buah-bostezó.-Tengo mucho sueño, me voy a dormir. 
-Adiós, princesa. -Oyasumi-buenas noches en friki, digo, japonés.
Me tumbe en el sofá y acabe dormido, como casi todas las noches antes de que llegara Noa. Por la mañana recibí un mensaje. 
-¿Eh?-mire mi móvil. 
-“Víctor, estoy con un chico en su casa. ¡Dios mío! ¡Necesito contártelo! Voy a comer a tu casa, ¿vale? ¡No contestes!”  
Me levante y me quite la ropa, necesitaba una ducha. Y antes de quitarme la ropa interior llamaron a la puerta. 
-¿Sí? 
-Hola Víctor, ¿esta Noa? Tengo que hablar con ella-oía la voz de Renji al otro lado. 
-Pasa-abrí.-Esta en su habitación. 
-¿Interrumpo algo? 
-No, me voy a duchar-cerré y me fui a la ducha.
Cuando corte el agua para enjabonarme el pelo, empecé a oír lo que hablaban.
-¿Tan pronto? Me pilla de sopetón pero bueno, sí, acepto.
-Esta bien, se lo diré a los del tuenti. Eres la mejor, Noa. -Anda, para tanto no es. -¡A sí! ¿Quieres venir luego a las 6 a mi casa a hacer una videoconferencia con los de León? -Vale, a las 6 estaré allí.
-Bueno me voy, dile adiós a Víctor de mi parte. 
-Okay, ¡hasta luego! 
-¡Adiós, Lenore!
Salí y me acerqué a la habitación de Noa.
-¿Qué queria? 
-Que si iba a ir a un sitio, ya te lo explicare. 
-Oye… ¿Lenore? 
-Es mi tuenti otaku. Anda, vete a vestir-sonrojó. 
-Vale-sonreí y me fui.

No hay comentarios:

Publicar un comentario